Saltar al contenido

Pasos para proteger tu Internet Wi-Fi

Las redes Wi-Fi se han hecho con duro trabajo un hueco considerable en nuestros hogares. Los dispositivos móviles llevan con las personas unos pocos años y en este tiempo se han vuelto casi imprescindibles en casi todas las actividades diarias debido a que van más allá de la conexión con Internet.

A pesar de ello, muchos usuarios apenas prestan atención a la configuración de su red inalámbrica. Ellos simplemente encienden el router y ya está, a empezar a utilizarlo. Por lo general no debería haber problema, pero si no tomamos unas determinadas precauciones puede que algún intruso entre en nuestro Wi-Fi y nos ocasione más de un problema.

Blinda la entrada de acceso a tu Wi-Fi

Primeramente tenemos que asegurarnos de que nadie que no somos nosotros va a poder acceder a nuestro Wi-Fi. De lo contrario todo lo que hagamos no será util ya que podrán entrar y deshacer nuestra protección o incluso denegarnos el acceso a nuestra propia red.

Para conseguir proteger nuestra conexión, el primer paso consiste en actualizar el firmware de nuestro dispositivo de red a la última versión para corregir posibles vulnerabilidades que puedan hallarse. A continuación debemos cambiar la contraseña de acceso por defecto que suele traer el fabricante o la operadora.

Blinda la entrada de acceso a tu Wi-Fi
Blinda la entrada de acceso a tu Wi-Fi

Cambia el nombre SSID de tu Wi-Fi

La SSID (Service Set Identifier) sirve para identificar tu Wi-Fi de los demás. Lo habitual es que por defecto venga dado por la operadora que nos ha vendido el router, lo cuál muestra a veces más información de la que debería sobre el tipo de router que tenemos y sus posibles vulnerabilidades.

Lo ideal es que hagamos uso de una palabra o nombre sencillo de recordar o cualquier cosa que tenga relación personal con nosotros mismos pero que no haga referencia a nosotros directamente ni a nuestra vivienda. Nunca escribas tu nombre, nick o dirección física o de correo electrónico.

Elige el sistema de cifrado que más te interese y cambia su clave predeterminada

Un aspecto totalmente básico de la seguridad de tu Wi-Fi es el cifrado de los datos que va a transmitir. Existen mayoritariamente tres sistemas de protocolos distintos que podemos encontrar en la mayoría de routers modernos: WEP, WPA y WPA2.

El cifrado WEP es el más básico de los tres y proporciona un cifrado de nivel 2. Sin embargo, ha quedado obsoleto al poderse romper la protección en unos pocos minutos. 

La siguiente opción es WPA la cuál nace justo como solución a las vulnerabilidades del cifrado WEP. Se trata de un sistema mucho más seguro ante los ataques de contraseñas sin estar tan limitado en el número de caracteres que podemos introducir.

Por último tenemos WPA 2, la evolución de WPA que ofrece sin duda el nivel más alto de los tres cifrados. Siempre que nos sea posible deberemos elegirlo, aunque hay que tener cuidado de que todos los equipos de nuestra red lo soporten o si no no podrán comunicarse.

Elijamos el cifrado que elijamos debemos tener en cuenta poner una clave lo suficientemente compleja como para que nadie pueda asaltarla de una forma sencilla, pero también que sea relativamente fácil de recordar, sobre todo si vamos a querer usar nuevos dispositivos con frecuencia. Tampoco está de más cambiar dicha contraseña de vez en cuando para evitar posibles ataques.

Elige el sistema de cifrado que más te interese y cambia su clave predeterminada
Elige el sistema de cifrado que más te interese y cambia su clave predeterminada